lunes, 15 de julio de 2019

Trastorno obsesivo compulsivo


¿ A quién no le ha pasado que ha tenido que comprobar varias veces si estaba la llave echada o la luz apagada?
Todos tenemos alguna que otra manía, pero mientras que para algunos es solo un rasgo caprichoso de su personalidad, para otros se llega a convertir en un trastorno severo que condiciona su vida.
 El problema surge cuando estas manías se viven como algo molesto e interfieren en el desarrollo de su vida diaria convirtiéndose en una pesadilla.

¿Qué es una obsesión?


Las obsesiones son ideas, pensamientos o imágenes que se repiten en la mente una y otra vez creando malestar y nerviosismo; la persona que las experimenta, no es capaz de controlarlas. Tener estas obsesiones ( aunque no siempre son necesarias), puede dar lugar a las compulsiones; Consiste en una o varias acciones que el afectado repite para conseguir reducir o eliminar su malestar. La persona intenta resistirse pero con ello lo único que hace es aumentar el malestar que siente, viéndose obligado a realizar la acción, lo que le produce alivio.


Un ejemplo de la serie The Big Ban Theory, en el que hacen una terapia para frenar esas compulsiones. En este caso el problema es el final de las cosas y la terapia consiste en dejarlas a medio. La reacción del protagonista al final explica claramente como se sienten estas personas al realizar estas compulsiones.


 https://www.youtube.com/watch?v=Z3z_yZ1G1Og


Hay diversos tipos de TOC:
  • Indecisos: Para tomar una decisión pueden tardar incluso meses, incluso comprueban una cantidad exagerada de veces si han cerrado el gas, apagado la luz o cerrado la puerta.
  • Limpieza: Lavarse las manos infinidad de veces tras tocar un pomo por ejemplo, llevan siempre guantes o lavan todo con lejía.
  • Repetitivos: Ejecutan acciones repetidas
  • Ordenados: Exigen un orden a su alrededor basándose en unas pautas rígidas como distribuciones simétricas.
  • Acumuladores: Juntan objetos sin valor de los que no pueden desprenderse.
La psicología científica y autores como Beck o Ellis comentan que una reestructuración cognitiva (una técnica cuyo objetivo es identificar  y modificar pensamientos erróneos) es eficaz para este trastorno. Los pensamientos irracionales que pueden derivar en un TOC son algunos como:


-Tener una visión catastrófica, siempre esperan que suceda un desastre
- Personalización, creer que todo lo que la gente hace o dice es en referencia a ti.


El TOC ocupa el cuarto lugar entre los trastornos mentales mas frecuentes en los países desarrollados afectando por igual a hombres y a mujeres. Es importante tratarlo porque puede llegar a invalidar la vida del paciente alejando a personas de su entorno.


¿Cómo lo afronto?


Las investigaciones actuales nos muestran que tanto la terapia conductista como la farmacoterapia son las opciones mas favorables y a las que mejor responden los pacientes con este trastorno. Se sigue investigando este tema para dar con terapias efectivas para todo el mundo.
  1. Ante todo, diferencia entre una obsesión y una preocupación,  ciertas veces nos asaltan pensamientos recurrentes que sólo se deben a una preocupación momentánea de nuestra vida.
  2. Analiza las causas del malestar, identifícalas y afróntalas.
  3. Acude a un profesional, si sientes que eres incapaz de controlar una obsesión.
M.M.F
Psycospirity







miércoles, 10 de julio de 2019

Aceptar lo irremediable y mejorar lo posible: La actitud de PREFERENCIA.

Según Ellis, la actitud más deseable hacia uno mismo ( y también hacia los demás o la vida) es la que el llama actitud de preferencia. Esta consiste en el equilibrio entre la aceptación de nuestras limitaciones y la realización de nuestras posibilidades. 
Es la alternativa racional, deseable y sana a la actitud de exigencia y a sus consecuencias adversas (como la autocondena que tiene lugar cuando no se cumplen las autoexigencias). 
Si mantenemos una actitud de preferencia, la vida se convierte en un juego en el que siempre ganamos, ya que trabajamos para conseguir nuestros deseos y objetivos; pero, cuando esto no es posible, lo aceptamos de buen grado, quedando así libres para centrarnos en la realización de nuestras posibilidades y en disfrutar de ellas. De este modo experimentamos un mínimo de frustración o desagrado y un máximo de placer y bienestar. 
Para comprender mejor la actitud de preferencia y su aplicación a la autoestima, podemos considerar un círculo que contenga nuestros Principales deseos e intereses, y diferenciar los que no dependen de nosotros y aquellos que sí que están bajo nuestro control:

Como podemos ver en los ejemplos del círculo, si consideramos las cosas que más nos interesa lograr, hay algunas que no dependen de nosotros y hay otras que sí. Y es importante saber cuáles son unas y otras para actuar en consecuencia: para centrarnos en mejorar lo posible (lo que pertenece al ámbito de nuestra competencia), mientras aceptamos lo irremediable (lo que no depende de nosotros), sin gastar tiempo ni energía en tratar de cambiar lo que no nos corresponde. 
La actitud de preferencia con respecto a nosotros mismos consiste en aceptar nuestras limitaciones, para centrarnos en desarrollar nuestras potencialidades y en disfrutar de ellas. 
Esto incluye la autoaceptación incondicional, independiente de nuestros logros o de que las demás personas nos aprueben o no; aunque, como es lógico, prefiramos conseguir nuestras metas y que los otros nos aprecien.
La diferencia con la actitud de exigencia está en que, desde la posición de preferencia, no perdemos el tiempo en lamentarnos o en alterarnos por nuestras limitaciones. Las aceptamos y nos centramos en desarrollar (y disfrutar de) nuestras posibilidades. 
Y cuando tenemos un fallo, no nos autocondenamos ni menospreciamos por ello, sino que lo vemos como algo normal y procuramos aprender de él. 
La actitud de preferencia facilita el procesamiento no sesgado de la información autorrelevante, ya que al implicar una autoaceptación incondicional, no necesita distorsionar la informacion para seguir manteniendo una autoimagen positiva (falsa) como seudonecesidad o autoexigencia. 
Es también una forma de reducir las discrepancias entre nuestros deseos (yo ideal) y nuestros logros (yo real), de lograr una mayor congruencia o sintonía entre ellos, lo que constituye una característica básica de la sana Autoestima. 
La preferencia añade una dimensión cualitativa - eliminar la rigidez de las autoexigencias- a la idea de reducir nuestras pretensiones o, en otras palabras, de construir un yo-ideal más realista. 

Complementario del libro: Autoestima Sana, de Elia Roca

lunes, 24 de junio de 2019

TRASTORNO DE COMPORTAMIENTO SUICIDA


·         El nuevo manual estadístico y diagnóstico de trastornos mentales (DSM-5) nos ubica en la sección III, un nuevo posible trastorno: el trastorno de comportamiento suicida:


        Criterios propuestos:
o    Intento de suicido en los últimos 24 meses
o    No cumple criterios para la autolesión no suicida
o    No se aplica a la ideación suicida o los actos preparatorios
o    No se inició durante un delirium o un estado de confusión
o    No se llevó a cabo únicamente con un fin político o religioso
Especificar si: actual (no más de 1 meses desde el último intento y en remisión inicial (12-24 meses desde el último intento)

·         Especificadores: Violencia del método utilizado, consecuencias médicas del comportamiento, grado de planificación frente a impulsividad (característica que podría tener consecuencias de cara al pronóstico médico) Si el comportamiento suicida tuvo lugar de 12-24 meses antes de la evaluación, se considera que la afección está en remisión inicial.

·         Características diagnósticas: Hay varios factores que pueden influir en las consecuencias médicas del intento de suicidio, como planificación pobre, la falta de conocimiento acerca de la letalidad el método elegido, la escasa intencionalidad o la ambivalencia, o la intervención casual de otras personas después, no deberían considerarse a la hora de asignar el diagnóstico. Determinar el grado de intención puede suponer un reto. Los individuos pueden no reconocer su intención. Algunos marcadores de riesgo: agitación aguda especialmente preocupante, alta reciente de una unidad de hospitalización o la suspensión reciente de un estabilizador del ánimo, como litio o antipsicótico como clozapina en caso de esquizofrenia. Características como hablar a los demás acerca de los eventos futuros o estar dispuesto a firmar un “pacto de no suicidio” serían los indicadores menos fiables. Los intentos de suicido pueden implicar comportamientos en los que, tras iniciarse el intento de suicidio, el sujeto cambió de opinión o intervino otra persona. Si otra persona disuade al individuo o éste cambia de idea antes de iniciar el comportamiento, no se debería realizar el diagnóstico.

·         Desarrollo y curso: Cualquier momento a lo largo de la vida, pero raramente se ve en niños menores de 5 años. En niños prepuberales, el comportamiento a menudo consistirá en un comportamiento que un progenitor les ha prohibido por el riesgo de sufrir un accidente. Aprox 25-30% de las personas que intentan suicidarse hará mas intentos en el futuro.

·         Aspectos diagnósticos relacionados con la cultura: Comportamiento varía en las diferentes culturas. Pueden deberse a la disponibilidad de los métodos.

·         Marcadores diagnósticos: el comportamiento suicida que produce una pérdida de sangre puede acompañarse de anemia, hipotensión o shock. Las sobredosis pueden conducir al coma o a la obnubilación y desequilibrios electrolíticos.

·         Consecuencias funcionales del trastorno de comportamiento suicida: afecciones médicas (traumatismos…)

·         Comorbilidad: Contexto de varios trastornos mentales. Mas común TAB, TD, Esquizofrenia, esquizoafectivo, ansiedad (T Pánico de contenido catastrófico y Flashbacks del TEPT), Consumo de sustancias (alcohol). Personalidad limite, antisocial, conducta alimentaria y tx adaptación.


Bibliografía: DSM-5
Anaís Martínez Jimeno

miércoles, 19 de junio de 2019

EL TRASTORNO DE DUELO COMPLEJO PERSISTENTE

Sufrir por un duelo es completamente normal y NECESARIO, sabemos que el duelo se va elaborando de muy poco a poco y que para ello hemos de pasar por las distintas fases del duelo como comenta mi compañera en un artículo anterior, pero ¿cuándo podemos hablar de un trastorno mental por duelo entonces? Como siempre os decimos, siempre y cuando limite el funcionamiento personal, social, laboral,etc... durante un laaargo periodo de tiempo. Es normal que los primeros meses (e incluso años) experimentes dificultades en tu funcionamiento, sentimientos de tristeza, melancolía, rabia, e incluso pensamientos de suicidio con el fin de poder reunirte con esa persona. Pero como todo, se acaba aceptando y se va aprendiendo a vivir sin esa persona de una manera más adaptativa. El nuevo manual estadístico y diagnóstico de trastornos mentales DSM-5 nos avisa, proponiendo este nuevo trastorno como una posible afección en estudio en la sección III. Y esque es cierto, que aunque la mayoría de las personas logran adaptarse y funcionar de manera óptima tras una pérdida importante, hay otras que no. Y a éstas habrá que ayudarlas con intervenciones distintas. 
Os comento todo lo que hay que saber sobre este posible nuevo trastorno:

·         ¿Qué criterios hay que cumplir para el diagnóstico?:
o    El individuo ha experimentado la muerte de alguien con quien mantenía una relación cercana
o    Desde la muerte, al menos 1 síntoma presente más de las de los que no, y persiste durante al menos 12 meses en adultos en duelo y 6 meses en niños en duelo:
Anhelo/añoranza persistente en el fallecido (niños juego y comportamiento) 
Pena y malestar emocional intensos en respuesta a la muerte 
Preocupación en relación al fallecido 
Preocupación acerca de las circunstancias de la muerte (niños: juego y comportamiento y preocupación sobre posible muerte de otras personas cercanas)
o    Desde la muerte, al menos 6 de los síntomas presentes más días de los que no, y persisten durante al menos 12 meses en adultos y 6 en niños:
  •    ❤Malestar reactivo a la muerte: dificultad para aceptar la muerte (niños depende de la capacidad para comprender el significado y permanencia de la muerte); experimentar incredulidad o anestesia emocional; dificultades para rememorar de manera positiva al fallecido; amargura o rabia en relación a la pérdida; valoraciones desadaptativas acerca de uno mismo en relación al fallecido o a su muerte como autoinculparse; y evitación excesiva de los recuerdos de la pérdida.
  •    ❤Alteración social/ de la identidad: deseos de morir para reunirse; dificultad para confiar en otros; sentimientos de soledad o desapego; sentir que la vida no tiene sentido o está vacía sin; confusión acerca del papel de uno en la vida; dificultad o reticencia a mantener interés o hacer planes de futuro desde la pérdida. ¡Ojo todo relacionado con la pérdida del ser querido!

o    Malestar clínicamente significativo…
o    Reacción de duelo es desproporcionada o inconsistente con normas culturales, edad…
o    Especificar si: con duelo traumático (debido a homicidio o suicidio)

·         Características diagnósticas: sólo se diagnostica si han transcurrido al menos 12 meses en adultos o 6 meses en los niños desde el fallecimiento del ser querido. Aunque hay variaciones en cómo se manifiesta la pena, los síntomas del trastorno de duelo complejo persistente aparecen en ambos géneros y en diversos grupos sociales y culturales.

·         Características asociadas que apoyan el diagnóstico: algunos individuos presentan alucinaciones del fallecido en las que de manera temporal perciben la presencia del difunto. También pueden experimentar diversas quejas somáticas, incluso los síntomas que padecía el fallecido.

·         Prevalencia: 2,4-4,8%. Más en mujeres.

·         Desarrollo y curso: a cualquier edad, a partir de la edad de 1 año. Síntomas aparecen en los primeros meses tras la muerte, aunque puede haber una demora de meses o incluso años hasta que aparece el síndrome completo. Los niños pequeños pueden experimentar la pérdida de un cuidador como traumática, dados los efectos desorganizadores que puede tener la ausencia del cuidador sobre la respuesta de afrontamiento del niño. En los niños, el sufrimiento puede expresarse, en el juego y en el comportamiento, mediante regresiones en el desarrollo y comportamientos ansiosos o de protesta a la hora de separarse y de reencontrarse. El malestar por la separación puede predominar en niños pequeños, y en los niños mayores y los adolescentes pueden manifestar más malestar social y de identidad y riesgo de depresión simultáneo.

·         Factores de riesgo y pronóstico: aumenta en los casos de mayor dependencia de la persona fallecida previa a la muerte, y si el que fallece es un hijo. Las alteraciones en el apoyo de los cuidadores aumentan el riesgo para los niños en duelo.

·         Aspectos diagnósticos relacionados con la cultura: Los síntomas se observan en diferentes entornos culturales, pero las respuestas de dolor se pueden manifestar de maneras que son culturalmente específicas.

·         Riesgo de suicidio: a menudo refieren ideación suicida (como aparecía en los criterios arriba)

·         Consecuencias funcionales de duelo complejo persistente: asociado con déficits en el funcionamiento laboral y social y se acompaña de comportamientos perjudiciales para la salud, como un aumento de consumo de tabaco y alcohol. Aumento también de enfermedades cardíacas, hipertensión, cáncer, inmunodeficiencias y menor calidad de vida.

·         Diagnóstico diferencial: Duelo normal (presencia de reacciones de dolor intensas que persisten al menos 12 meses), Tx depresivos (pueden compartir el ánimo deprimido con el trastorno de duelo complejo persistente, éste último se caracteriza por centrarse en la pérdida), TEPT ( las intrusiones del TEPT se centran en el acontecimiento traumático, los recuerdos intrusivos del trastorno de duelo complejo persistente se centran en los pensamientos acerca de muchos aspectos de la relación con el fallecido, como los aspectos positivos de la relación y el malestar por la separación. En los individuos con el especificador de duelo traumático del trastorno de duelo complejo persistente, los pensamientos o sentimientos angustiantes pueden estar más abiertamente relacionados con la forma de morir, presentando fantasías angustiantes sobre lo que sucedió. La evitación en el TETP se caracteriza por una evitación de los recordatorios internos y externos de la experiencia traumática, en el trastorno de duelo complejo persistente también hay preocupación por la pérdida y añoranza del fallecido, que están ausentes en el TEPT.

·         Comorbilidad: TDM, TEPT, sustancias. Más frecuente el TEPT cuando las circunstancias de la muerte fueron traumáticas o violentas.

Bibliografía: DSM-5
Anaís Martínez Jimeno

lunes, 17 de junio de 2019

TRASTORNO DE JUEGO POR INTERNET


El DSM-5 nos avisa sobre un posible nuevo trastorno mental: el trastorno de juego por internet, éste se encuentra ubicado en la sección III en el apartado: "Afecciones que necesitan más estudio", y es que ¿quién no ha oído el caso del ciudadano chino de 30 años que falleció después de estar tres días jugando por internet sin parar en un cibercafé?... ¿podemos hablar de un nuevo tipo de adicción sin sustancias? os contamos todos los datos que nos ofrece el manual de diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM5):

·    ¿Qué criterios son necesarios cumplir?:
      Uso persistente y recurrente de internet para participar en juegos, a menudo con otros jugadores, que provoca un deterioro o malestar clínicamente significativo tal y como indican 5 o más en un periodo de 12 meses:
o    Preocupación con los juegos de internet (no apuestas por internet que sería juego patológico)
o    Aparecen síntomas de abstinencia al quitarle los juegos por internet (irritabilidad, ansiedad, tristeza)
o    Tolerancia (dedica cada vez más tiempo)
o    Intentos infructuosos de controlar…
o    Pérdida del interés por aficiones y entretenimientos previos…
o    Se continúa a pesar de saber los problemas psicosociales asociados
o    Ha engañado a miembros de su familia, terapeutas u otras personas en relación a la cantidad de tiempo que juega
o    Uso de los juegos para evadirse o aliviar un afecto negativo
o    Ha puesto en peligro o perdido una relación significativa, trabajo u oportunidad educativa o laboral debido a su participación en juegos por internet
o    Especificar la gravedad actual: leve, moderado o grave dependiendo del grado de disrupción de las actividades habituales.
·     Subtipos: 
      No se han investigado bien. Es probable que los juegos preferidos varíen a lo largo del tiempo a medida que se desarrollan y popularizan juegos nuevos, y no está claro si los comportamientos y las consecuencias asociadas al trastorno de juego por internet varían en función del tipo de juego.

·     Características diagnósticas
      El juego por internet se ha definido como una “adicción” por el gobierno de China y se han establecido programas de tratamiento. El grupo de trabajo del DSM-5 revisó más de 40 artículos y encontró algunas semejanzas comportamentales del trastorno de juego por internet con el juego patológico y con los trastornos por consumo de sustancias. El trastorno de juego por internet tiene una importancia significativa para la salud pública, y la investigación adicional podría proporcionar evidencia de que el trastorno de juego por internet merecería ser considerado un trastorno independiente.  Típicamente dedican 8-10 horas o más al día, y al menos, 30 horas por semana a realizar esta actividad y a menudo pasan largos periodos sin comer ni dormir. La característica esencial del trastorno de juego por internet es una participación persistente y recurrente en los juegos de ordenador, típicamente juegos de grupo, durante muchas horas. Los sentimientos de equipo parecen ser una motivación clave. Cuando se les pregunta a los individuos, las razones fundamentales aducidas para utilizar el ordenador suelen ser “evitar el aburrimiento” más que comunicarse o buscar información

·     Características asociadas que apoyan el diagnóstico
     asociado TDM, TDAH, TOC. En los individuos con juego por internet compulsivo se ha encontrado una activación cerebral desencadenada por la exposición al juego de internet en regiones específicas que no se limitan al sistema de recompensa.

·   Prevalencia
      Mayor en países asiáticos (china y corea del sur), varones adolescentes entre 12-20 años y menos en Europa y Norteamérica. La prevalencia puntual en los adolescentes (15-19 años) en un estudio asiático era del 8.4% en varones y 4.5% para las mujeres.
·    Factores de riesgo y pronóstico:
o    Ambientales: disponibilidad de ordenadores con conexión a internet
o    Genéticos y fisiológicos: varones adolescentes mayor riesgo y se ha especulado que el entorno ambiental o genético asiático sería otro factor de riesgo, aunque esto sigue sin estar claro.
·   Consecuencias funcionales de juego por internet: 
     fracaso escolar, pérdida de trabajo, fracaso matrimonial.
·   Diagnóstico diferencial:  
     No confundir con: Uso excesivo de internet que no conlleve jugar a juegos online (como Facebook, pornografía online) no se considera análogo al trastorno de juego.
·   Comorbilidad: 
    descuidar la salud debido al juego compulsivo. TDM, TDAH y TOC

Bibliografía: DSM-5
Anaís Martínez Jimeno