lunes, 31 de octubre de 2016

PROCESO DE DUELO


Todos hemos sufrido alguna vez una pérdida inesperada de algún ser querido, tanto familiar como amigo, o algún acontecimiento traumático en nuestras vidas. Para superar estos retos que nos pone la vida, las personas pasamos por un proceso que nos ayuda a superar este trance. El proceso de duelo.


¿Qué es el proceso de duelo?

 El duelo es una reacción adaptativa normal, que sigue a las pérdidas importantes que sufren las personas y las familias y cuyo sentido es tratar de asimilar la realidad de esa pérdida y poder afrontar una nueva vida sin el ser querido que hemos perdido.
Por extensión, también se denomina proceso de duelo a las reacciones que siguen a otro tipo de pérdidas significativas, como es un despido, un divorcio o similares.
 En la actualidad, se prefiere usar el término tareas del duelo, en lugar de la palabra proceso, dando a entender que las tareas son actividades que uno/a debe de emprender de forma activa, mientras que el proceso podría indicar que sería suficiente con dejar transcurrir el tiempo.
 Hay diferentes teorías que han influido en la visión actual del duelo. Las más representativas y que tienen aplicación hoy en día son:


  1.   Elisabeth Kübler Ross

 Esta autora definió las fases del duelo. Éstas son:
  •  Fase de negación: reacción inicial que conlleva no poder aceptar la realidad, es un mecanismo de defensa ante la intensidad del dolor por la pérdida. 
  • Fase de ira: esta etapa aparece cuando ya no es posible mantener la negación. Aparecen una mezcla de sentimientos a veces incontrolables que se dirigen hacia los demás.
  •  Fase de negociación: en esta etapa se buscan pactos para conseguir una nueva oportunidad. Fase de depresión: aparece cuando se hace imposible negar lo evidente y la persona entiende que la situación no es reversible.
  • Fase de aceptación: en la última etapa se acepta la situación y se prepara para continuar la vida sin el fallecido.

           2. J. William Worden

 Este autor establece las tareas en lugar de las fases, cambiando así la percepción clásica del duelo poniendo al doliente en una situación proactiva frente la pérdida. Se convierte en agente activo del proceso del duelo. Para este autor las tareas a realizar por la persona que ha sufrido la pérdida son:

  •  Tarea: aceptar la realidad de la pérdida.
  •  Tarea: trabajar las emociones y el dolor de la pérdida.
  •  Tarea: adaptarse a un medio en el que el fallecido está ausente.
  •  Tarea: recolocar emocionalmente al fallecido y continuar viviendo. 

         3. Robert A. Neimeyer 

Este autor siguió desarrollando el modelo del duelo como proceso de reconstrucción de significado, pero contempló la elaboración del duelo como un ciclo.
 Las fases de este ciclo son:
  • Evitación: primera reacción ante la pérdida. Se dan reacciones físicas, psíquicas y conductuales confusas que son normales en este contexto.
  •  Asimilación: aparece una profunda desesperación, hay un distanciamiento de lo social y se presta más atención a la elaboración del duelo. 
  • Acomodación: se inicia la aceptación de la pérdida. Se van recuperando los aspectos físicos, psíquicos y conductuales. Este autor supone la inflexión en el modelo de afrontamiento del duelo, identificando la muerte como un acontecimiento que puede validar o invalidar las construcciones que orientan nuestras vidas o puede constituir una nueva experiencia a la que no podemos aplicar ninguna de nuestras construcciones. 
Así pues el duelo nos da la oportunidad de reafirmar o reconstruir un mundo personal de significados que ha sido cuestionado por la pérdida.

Toda persona pasa por unas fases tras el impacto. Estas son:
- Una fase de sock y adaptación que se da desde el impacto hasta pasadas 72 horas
- Una fase de afrontamiento hacia esta nueva realidad, hasta aproximadamente 1 mes después
-Un estado de recuperación de 1 año tras el suceso traumático hasta un año después
- Un estado de resolución desde el año en adelante.

No obstante, cada persona llevará su ritmo en el afrontamiento y recuperación de este proceso. Si tras pasados unos meses desde el suceso no se ve mejoría, deberán asistir a un especialista.
Es muy normal que en este estado no se quiera comer, no se pueda dormir... si no podemos comer mucho, deberemos beber al menos mucha agua o zumos para que nos aporte los nutrientes que necesitamos, y relajarnos aunque no podamos dormir para rebajar el rimo por un tiempo. Poco a poco estos síntomas remitirán pero pueden durar algunos meses.
¡Buenos dias!

M.M.F
Psycospirity

No hay comentarios:

Publicar un comentario