lunes, 19 de diciembre de 2016

Creatividad y Psicopatología ¿tienen alguna relación?

Los individuos con altos niveles de creatividad se distinguen por una serie de características cognitivas y de personalidad:


  • Riqueza perceptual: tienen apertura a diversas experiencias y gran tolerancia a la ambigüedad.
  • Motivación: mayor motivación intrínseca, persistencia y flexibilidad.
  • Orientación social: tendencia a al introversión, manifestando una alta independencia y autonomía, y mayor adopción de riesgos.
Acerca de la psicopatología, las personas altas en creatividad manifiestan niveles de psicopatología más altos que el resto de las personas, si las características antes mencionadas se hacen extremas: ideas estrafalarias, disposición maníaca o evitación social.

Estos síntomas pueden ir acompañados de una alta puntuación en indicadores de inestabilidad emocional, así como de otro tipo de desórdenes, como la depresión suicida o el abuso de sustancias.

Existe el tópico de relacionar creatividad y "locura". La mayoría de los estudios que han analizado las personalidades de los genios artísticos o científicos han encontrado porcentajes de psicopatología más elevados que en la población típica, (como Van Gogh, Dalí...) si bien las alteraciones más graves y destructivas como la psicosis o el suicidio estaban ausentes en ellos, aunque eran frecuentes entre familiares.


Catell, en un estudio realizado en 1955 sobre la creatividad en científicos y artistas, encontró que los rasgos comunes a ambas poblaciones eran fuerza del yo, inteligencia, esquizotimia, radicalismo, introversión, dominancia y autosuficiencia.

Recientemente, Eysenck (1995) ha propuesto un modelo que vincula la creatividad con una de sus dimensiones: psicoticismo. Existiría una propiedad del pensamiento denominada sobreinclusión, que alude a la dificultad para poner límites o controlar las asociaciones entre ideas, recuerdos e imágenes mentales. 

Los psicóticos y los individuos altos en psicoticismo poseen esta característica en mayor medida que el resto de la población. La sobreinclusión se relacionaría con la ausencia de inhibición cognitiva, y ésta a su vez dependería de influencias de la dopamina y la serotonina en el hipocampo, con una importante base genética.

Esta cadena causal explicaría la aparición de la creatividad como rasgo; ahora bien, el que se produzca finalmente un rendimiento creativo va a depender también de otras variables como inteligencia, aspectos sociales y culturales, motivación, etc...


Sin embargo, que exista asociación entre la creatividad y la psicopatología no significa que todas las personas creativas vayan a sufrir este tipo de desórdenes.
 

Estos individuos son un ejemplo de cómo una supuesta vulnerabilidad psicológica puede a veces convertirse en una forma de funcionamiento óptimo.
Anaís Martínez Jimeno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario