jueves, 29 de diciembre de 2016

Síndrome de Noé.

 El síndrome de Noé es una patología que afecta a la persona de tal manera que acumula animales domésticos de una forma obsesiva.Se trata de un trastorno que se considera  como una variante del síndrome de diógenes, trastorno del  comportamiento que se caracteriza por el total abandono personal y social, así como por el aislamiento voluntario en el propio hogar y la acumulación en él de grandes cantidades de basura y desperdicios domésticos. 

El psicólogo Antonio de Dios González, señala que no hay que confundir a las personas amantes de los animales, que los acogen por compasión, que los que sufren de esta enfermedad mental.

Este síndrome se trata de acumular en el hogar un número desmesurado de mascotas, sin preocuparse de darle la atencón necesaria, por lo que los animales viven en condiciones a veces pésimas.Estas personas no reconocen ( a diferencia de las del síndrome de diógenes) que cometen un error ni piensan que los animales pueden estar sufriendo. Su pensamiento es creer que los está salvando y no permite que se los arrebaten ni siquiera una vez muertos.

Los animales domésticos que más suelen acumularse son: Gatos, Perros, Conejos, Aves, Hurones, Cobayas, e incluso animales de granja como Caballos, Cabras, Vacas, Ovejas y Pollos.
También son bastante comunes animales exóticos y en ocasiones se dan otras especies de animales más peligrosos, lo cual agrava considerablemente la situación. De todos ellos, los gatos son los más comunes, tanto por la facilidad de conseguirlos, su independencia, su tamaño así como por su facilidad de atención.
En alguna ocasión se da el recoger animales de diferentes especies pero no suele ser lo habitual.

El psicólogo Antonio de Dios, nos da un porcentaje de un 2% de personas que pueden sufrir este síndrome.
Normalmente, este síndrome suele darse en individuos que tienen un sentimiento de soledad bastante elevado, y de cualquier nivel socioeconómico.  Habitualmente, suelen ser personas mayores sin familia ni redes sociales de cualquier tipo.
Las causas pueden ser por un trastorno obsesivo compulsivo (TOC) o por un estado psicótico.
También se pueden encontrar en las personas con el síndrome de Noé, enfermedades relacionadas con la edad, como la demencia, alzheimer o TDAH.
En el córtex cingulado posterior de los afectados del síndrome de Noé se encontró un metabolismo reducido de la glucosa. 

Para poder abordar este trastorno desde una perspectiva completa y multidisciplinar, el tratamiento debe consistir tanto en terapia psicológica como tratamiento farmacológico. Este tratamiento suele ser de larga duración (nunca inferior al año), e incluso en ocasiones es necesario mantenerlo de por vida.

La terapia cognitivo conductual enfatizando la exposición (a vivir sin esos objetos) y la exposición con prevención de respuesta (poder exponerse a los objetos sin tener que recolectarlos y acumularlos), disminuir la ansiedad, reestructurar los pensamientos disfuncionales, etc, puede ser bastante efectiva.
Las terapias enfocadas a la motivación del paciente, fomentando la organización y reestructuración del desorden, asistiendo el terapeuta a la vivienda muestran resultados prometedores.

Farmacológicamente, los antidepresivos del tipo SSRI (Inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina) a menudo no han sido eficaces.

MªCarmen Martínez 

Fuente:  Lifeder

No hay comentarios:

Publicar un comentario