lunes, 5 de junio de 2017

El síndrome de Alineación Parental (SAP)

El síndrome de alineación parental o SAP se ha introducido y aplicado en los juzgados de nuestro medio con el argumento de tratarse de un nuevo trastorno clínico. 
El SAP es un término acuñado por Gardner al referirse a un trastorno en el que un niño, de forma permanente, denigra e insulta sin justificación a uno de sus progenitores.
En el estudio que realizó en casos de divorcios conflictivos o destructivos, se refirió al conjunto de síntomas que resultan del proceso por el cual un progenitor, mediante distintas estrategias, transforma la conciencia de sus hijos con objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con el otro progenitor, hasta hacerla contradictoria con lo que debería esperarse de su condición. 
Según Gardner, los hijos que sufren este síndorme, desarrollan un odio patológico e injustificado hacia el progenitor alineado que tiene consecuencias devastadoras en el desarrollo físico y psicológico de estos. Otras veces, sin llegar a sentir odio, el SAP provoca en el niño un deterioro de la imagen que tiene del progenitor alineado, resultado de mucho menos valor sentimental o social que la que cualquier niño tiene y necesita de sus progenitores. El tratamiento que recomienda es transferir la custodia del menor, del progenitor custodio al progenitor rechazado para desprogramar al niño ( se prohíben todos los contactos, incluso llamadas telefónicas, entre el progenitor primario y el niño durante un periodo de tiempo no inferior a 2 semanas),

Gardner desarrolló un argumento teórico para enunciarlo como síndrome con el objetivo de justificar así su admisión en juicios como diagnóstico pericial.
Estaría formado por 9 síntomas:

  • Una campaña de denigración: en dicha campaña, el niño manifiesta continuamente su odio hacia el progenitor no custodio. La denigración puede incluir o no una denuncia falsa de abuso sexual. De este primer síntoma, que es enunciado como síntoma principal, Gardner no aporta una descripción específica inseparable de los demás ítems, de hecho incluye a los restantes síntomas.
  • Justificaciones débiles, absurdas o frivolas para la desaprobación. El niño plantea argumenos irracionales y a menudo ridículos para no querer estar cerca de su progenitor. 
  • Ausencia de ambivalencia: la ambivalencia está presente en todas las relaciones humanas pero ésta no aparece en el SAP, El niño funciona a partir de un pensamiento dicotómico, todo es "bueno" en un progenitor y "malo" en el otro.
  • El fenómeno del "pensador-independiente". Los niños afirman que su decisión de rechazar a uno de los progenitores es suya. Niegan cualquier tipo de influencia.  Este síntoma alude al papel del niño en su personal campaña de denigración. Es mucho más extenso que el lavado de cerebro, pues además incluye factores que surgen dentro del niño que influyen en el desarrollo del síntoma. A partir de esta participación activa del niño, Gardner define el SAP como un trastorno infantil. Si bien la similitud de relatos entre el alineador y el menor sugeriría el efecto de adoctrinamiento, la falta de coincidencia se explica por el protagonismo que el niño adopta.
  • Apoyo reflexivo y automático al progenitor alineante en el conflicto parental. Este síntoma explica las expresiones de los niños como una "arma" en sus manos con la que apoyan al progenitor alineante.  La naturaleza frívola de las quejas y su absurdidad son los sellos de la contribución del niño al SAP.
  • Ausencia de culpa sobre la crueldad o explotación hacia el progenitor alineado. basandose en la ausencia de culpabilidad, Gardner, dice que los niños con SAP actúan muchas veces como psicópatas y muchos de ellos son inclusive psicopáticos.
  • La presencia de escenarios prestados. Este síntoma se refiere a que la calidad de los argumentos parece ensayada. A menudo, usan palabras o frases que no forman parte del lenguaje de los niños.
  • Extensión de la animadversión hacia los amigos o familia extendida del progenitor alineado. Es la consecuencia lógica del rechazo del niño a cualquier ambiente en el que prevalezca o domine la figura alineada, y el progenitor que aliene no esté para protegerle. Si el niño teme al alineado sabe que en casa de los padres de éste puede acceder a él libremente.
  • Dificultades en el intercambio del niño cuando pasa de estar con un progenitor a estar con el otro. Los criterios diagnósticos consideran como patológico cualquier signo de inquietud durante las visitas pero no concretan a qué tipo de dificultades se refieren. 

En concepto de SAP está sujeto a gran controversia por parte de la comunidad científica y en la actualidad el síndrome no ha sido reconocido como tal o como trastorno alguno por las comunidades médicas legales. La teoría de Gardner y los estudios relacionados con ella han sido ampliamente criticados por muchos autores. Sus detractores afirman que no existe evidencia empirica ni un método científico confiable para aseverar que la causas de distanciamiento de los hijos se deban al comportamiento del progenitor que aliena. La existencia de este síndrome no ha sido aceptada por la OMS ni por la APA.  Por lo que aún queda mucho por demostrarse sobre este posible síndrome, aunque es interesante tomarlo en cuenta.

Anaís Martínez Jimeno

Psicología Clínica. VOL 2. CEDE

No hay comentarios:

Publicar un comentario