miércoles, 21 de junio de 2017

NUEVOS trastornos psicóticos: las psicosis tardías.


Las psicosis tardías constituyen un grupo muy controvertido como demuestra el hecho de que ni la esquizofrenia tardía ni la parafrenia aparecen en las clasificaciones diagnosticas actuales. En la calificaciones norteamericanas , los criterios diagnósticos han ido variando a lo largo del tiempo. Según los criterios DSM-III, el diagnostico de esquizofrenia estaba limitado a aquellos casos en los que el trastorno se iniciaba antes de los 45 años, considerando como atípicas aquellas psicosis crónicas que aparecen con posterioridad.
El DSM-III-R admitió que la esquizofrenia podía comenzar después e incluyó una categoría adicional, esquizofrenia de inicio tardío, que desapareció en el DSM-IV, tanto en el DSM-IV como en el DSM-5 se diagnostica esquizofrenia siempre que se cumplan los criterios, con independencia de la edad de aparición. Por su parte la CIE-10 tampoco incluye codificaciones especificas para las formas de inicio tardío.
Dos de las principales razones que han contribuido a la falta de consenso en este campo son que, por un lado, el término parafrenia (que en ocasiones se ha utilizado para describir a las psicosis tardías) ha sido usado por autores diversos con distinto significado, y por otro, el desacuerdo respecto a la edad a partir de la cual una psicosis se considera tardía. Así, se han empleado puntos de corte arbitrarios sin basarse en datos epidemiológicos sólidos: 45 años para la esquizofrenia tardía del DSM-III-R y 55-60 años en el caso de la parafrenia tardía.

ESQUIZOFRENIA TARDÍA:

Desde el trabajo clásico de Manfred Bleuer (hijo de Eeugen Bleuer) en 1934, la psiquiatría centroeuropea ha usado el término esquizofrenia tardía para denominar aquellos cuadros semejantes a la esquizofrenia clásica pero que se inician a partir de los 45 años de edad. 
Apenas se dispone de datos epidemiológicos fiables sobre las psicosis tardías. Según Manfred bleuer, un 15% de los casos de esquizofrenia se dan entre los 40 - 60 años, siendo excepcionales con posterioridad.
La mayoría de los autores han destacado que las diferencias fenomenológicas con la esquizofrenia de inicio temprano son mínimas, sobre todo en los síntomas positivos, de forma que prácticamente todos los pacientes con esquizofrenia tardía presentan delirios y alucinaciones. Estas suelen ser auditivas (87%), pero también aparecen con más frecuencia, comparativamente con la esquizofrenia estándar, en otras modalidades sensoriales: visuales (61%), táctiles (46%), olfativas (28%) y gustativas (15%). La ausencia de conciencia de enfermedad también suele ser frecuente. Por el contrario, los trastornos formales del pensamiento y los síntomas negativos son menos frecuentes que en la esquizofrenia estándar.
El predomimnio del sexo femenino en la esquizofrenia de origen tardío es un hallazgo muy consistente, con ratios que van desde 3:1 hasta incluso 45:2. Para el conjunto de la esquizofrenia, la proporción de mujeres aumenta de forma progresiva conforme aumenta la edad. 

PARAFRENIA TARDÍA: Psicosis de tipo esquizofrénico de origen muy tardío.

Clásicamente Kraepelin empleó el término parafrenia para referirse a un síndrome alucinatorio-delirante con menor deterioro que la esquizofrenia. Sin embargo, este autor no señaló el inicio tardío como característica propia de la parafrenia. 
De este modo, el concepto de parafrenia tradicional no hacía referencia a una psicosis tardía sino a un trastorno a medio camino entre la esquizofrenia (con la que comparte la presencia de alucinaciones y delirios) y el trastorno delirante (con el que comparte el curso menos deteriorante).
Sin embargo, el termino parafrenia tardía ha sido empleado desde la Psiquiatría Británica con otro sentido completamente distinto. Desde esta perspectiva se entiende que la parafrenia tardía hace referencia a psicosis paranoides que se incian en pacientes mayores. Se trata de un término descriptivo para todos los pacientes con un complejo sintomático paranoide en ausencia de signos de demencia orgánica o de confusión mantenida, y los que, por el contenido de los delirios y las alucinaciones, se concluye que la enfermedad no se debe a un trastorno afectivo primario. 

De este modo, se entiende por parafrenia tardía una psicosis paranoide deinicio a una edad muy avanzada (a partir de los 55-60 años). Se trata de un trastorno muy infrecuente en la población general, con una prevalencia anual de  tan solo 0.1%. El envejecimiento constituye un factor de riesgo importante para este trastorno a partir de la séptima etapa de la vida, cuya incidencia se correlaciona de forma positiva con la edad, y aumenta un 11% con cada incremento de 5 años en la edad de los pacientes. El predominio del género femenino descrito para la esquizofrenia tardía se hace todavçia más consistente a partir de la séptima década.
El cuadro clínico de la parafrenia tardía es de una gran riqueza fenomenológica, pudiendo aparecer prácticamente todos los síntomas esquizofrénicos. No obstante, predominan los síntomas delirantes -alucinatorios y, por ello, se asemejan con más probabilidad al subtipo paranoide de la esquizofrenia. Las alucinaciones se presentan en el 80% de los casos, son más vividas y aparecen en modalidades no auditivas con más frecuencia que en la esquizofrenia convencional. 

Por definición, todas las personas con parafrenia tardía presentan delirios. La actividad delirante es muy variada, siendo los contenidos mas frecuentes el persecutorio (87%) el de referencia (81%) y las falsas identificaciones (60%), seguidos a distancia de delirios de control (25%), hipocondriacos, grandiosos y eróticos (11% cada uno). Los fenómenos de la propiedad del pensamiento son más infrecuentes, siendo el bloqueo y el robo extremadamente raros. Más bien los pacientes expresan la pérdida de límites entre el self y su entorno mediante los llamados delirios de tabiques o paramentos. 
Se trata de la convicción que tienen los pacientes de que las personas, animales, electricidad, radiación o sustancias, pueden atravesar las paredes, suelo o el techo de sus casas. Los delirios de paramentos son bastante característicos de la parafrenia tardía, apareciendo hasta en el 70% de los casos.
Los delirios parafrénicos son extravagantes, fantásticos y
se elaboran mediante un gran trabajo imaginativo, con mecanismos alucinatorios aosciados. Con la evolución, se pierde la forma alucinatoria original y el contenido delirante se transforma en fabulación pura. En cambio, los trastornos formales del pensamiento, la catatonía y el afecto inapropiado son extremadamente infrecuentes. 

A modo de resumen, os adjunto esta tabla: 


Anaís Martínez Jimeno
Graduada en psicología por la UNED

PSICOLOGÍA CLÍNICA. CEDE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario