domingo, 18 de junio de 2017

Personas alrededor (qué solo ves tú) que te ordenan: La Esquizofrenia Paranoide.

En el artículo de hace unos meses, os explicamos qué era la Esquizofrenia en adultos y la esquizofrenia en niños-adolescentes, pero, hay diferentes tipos. Quizás, la esquizofrenia como todos la conocemos es la tipo paranoide.

Recordamos, que la esquizofrenia, es un trastorno psicótico y una entidad clínica especialmente compleja que ha sufrido variaciones importantes en su definición a lo largo de la historia.

Hoy podemos decir, según la última revisión del Manual diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) que se trata de un trastorno que consta de unos síntomas característicos (como pueden ser ideas delirantes, alucinaciones, lenguaje desorganizado, comportamiento catatónico, síntomas negativos (como expresión emocional restringida), disfunción social/laboral, y una duración de al menos 6 meses, con al menos un mes aflorando los síntomas que he comentado y manifestándose junto a periodos prodómicos o residuales. 
He de deciros que la clasificación de los subtipos (como el que hoy os voy a contar) se ha eliminado en esta revisión, pero con ello no quiere decir que no sea importante saber y conocer en profundidad éste.

¿En qué consiste exactamente?

Pues bien, el tipo paranoide, se caracteriza por la presencia de ideas delirantes y alucinaciones sobre todo auditivas, estando menos afectados otros ámbitos como el lenguaje, la afectividad o el comportamiento. 
Frecuentemente los delirios tienen un contenido persecutorio, de perjuicio, de grandeza o referencial. Suelen estar bien organizados en torno a una temática central y también es típico que las alucinaciones guarden alguna relación con dicha temática central.
Asociado con los síntomas positivos (que así se llaman los expuestos anteriormente) puede aparecer ansiedad, ira, retraimiento y una tendencia a involucrarse en discusiones. El inicio suele ser más tardío que el de otros tipos de esquizofrenia. 
Habitualmente presentan un menor deterioro, tanto cognitivo como social, por lo que su pronóstico es el mejor de los diferentes tipos de esquizofrenia.


Como un apunte más bien personal, no me gusta el término de "Esquizofrénico/ Esquizofrénica". Una persona no es algo que padece. Imaginaos por un momento estar en su piel, de repente, un día, por cualquier causa te levantas y empiezas a oír voces que te llaman, o empiezas a ver a personas a tu alrededor... Nadie está libre de sufrir este trastorno. Ocurre así, por predisposición genética, por un mal abuso de sustancias... De un día a otro, pasas a sufrir este tipo de situaciones.
Son personas como tú y como yo, y en vez de huir de alguien que tiene esta enfermedad, hay que apoyarles y ayudarles en lo que se pueda. Tienen ilusiones, como tú, motivaciones, y muchísimas ganas de acabar con ese infierno por el que están viviendo.
Con lo cual, no es un esquizofrénicx, es una persona que padece esquizofrenia y que necesita apoyo, comprensión y ayuda. 
Vamos a hacérselo más fácil :) 


Anaís Martínez Jimeno
Graduada en Psicología por la UNED.

PSICOLOGÍA CLÍNICA. VOLUMEN 2. CEDE

No hay comentarios:

Publicar un comentario