lunes, 26 de junio de 2017

PICA: Ingestión persistente de sustancias no nutritivas (que no son comida).

Este trastorno se caracteriza por la ingestión persistente de sustancias no nutritivas, dicha conducta debe persistir al menos un mes. Dicha alteración puede aparecer en niños con un nivel de inteligencia normal o con discapacidad intelectual.
Tales alteraciones han de ser de suficientemente  gravedad como para requerir atención clínica.
He de decir, que no se aplica a la ingestión de productos dietéticos por muy poco contenido nutricional que tengan.
Tal conducta debe ser inapropiada evolutivamente. Así durante el primer año, la mayoría de los bebés se introducen en la boca todo tipo de objetos, es su forma de explorar el entorno. En el segundo año desarrollan otras formas de exploración, llegando a discriminar entre las sustancias que son nutritivas y las que no son nutritivas. Por lo que la pica se diagnostica a partir de los dos años. 
No forma parte de las normas culturales y sociales.
El comer sustancias no nutritivas puede estar asociado con otros trastornos mentales como por ej, discapacidad intelectual (trastorno del desarrollo intelectual), trastorno del espectro autista o esquizofrenia
Si el trastorno de alimentación ocurre exclusivamente en el contexto de otro trastorno mental, el diagnostico adicional de pica debería hacerse sólo si la conducta de pica es suficientemente severa como para requerir una atención clínica adicional.
El niño no presenta ningún tipo de malestar o aversión por las sustancias que ingiere.
En diferentes edades suele variar la sustancia ingerida, así los niños más pequeños tienden a comer pintura, yeso, cuerdas, cabellos (tricofagia) o ropa, y los niños mayores tenderán a comer tierra (geogaia), excrementos (coprofagia), insectos, hojas o pequeñas piedras (litofagia).
Este trastorno puede ocasionar lesiones, infecciones parasitarias, obstrucciones intestinales debidas a la acumulación de pelo u otros materiales.

EPIDEMIOLOGÍA:

No se conoce con certeza su prevalencia, pero se considera un trastorno poco frecuente como diagnostico, aunque es frecuente que niños menores de 6 años tengan conductas puntuales de pica e ingieran cierto tipo de sustancias. El trastorno más frecuente es en personas con bajo nivel intelectual. Parece incrementarse el número de casos en relación con la gravedad de la condición, es decir, a mayor déficit intelectual mayor número de casos de pica.

CURSO:

Puede comenzar en la infancia, adolescencia o vida adulta aunque principalmente se ha informado su inicio en la infancia, y que cuando ocurre en adultos, lo hace en un contexto de discapacidad intelectual u otro trastorno mental. El diagnóstico de pica puede también hacerse durante el embarazo si la ingesta de tales sustancias posee un potencial riesgo médico.
El curso del trastorno puede evolucionar a emergencias médicas ( obstrucción intestinal, pérdida aguda de peso, envenenamiento).. Puede resultar fatal dependiendo de las sustancias ingeridas.

FACTORES DE RIESGO Y PRONÓSTICO:

Puede aumentar por factores ambientales como la negligencia, falta de supervisor y retraso en el desarrollo.

ASPECTOS DIAGNÓSTICOS RELACIONADOS CON LA CULTURA:

En algunas poblaciones la ingesta de sustancias no nutritivas está relacionada con aspectos espirituales, medicinales u otros valores sociales, y puede ser culturalmente apoyado o ser una práctica normativa. Tales conductas no deben ser diagnosticadas como pica. 

ASPECTOS DIAGNÓSTICOS RELACIONADOS CON EL GÉNERO:

Ocurre tanto en mujeres como en hombres, Puede ocurrir en mujeres durante el embarazo; aunque poco se conoce sobre el curso de la pica en el periodo posparto.

MARCADORES DIAGNÓSTICOS:

La radiografía abdominal, los ultrasonidos, y otros métodos de exploración pueden revelar obstrucciones relacionados con la pica. Los análisis de sangre y otras pruebas de laboratorio pueden usarse para confirmar niveles elevados de envenenamiento o la presencia de una infección.

CONSECUENCIAS FUNCIONALES:

Puede producir una discapacidad en el funcionamiento físico, pero es raro que se produzca una disfunción social. La pica a menudo ocurre con otros trastornos asociados con disfunción social, como fobia social...etc

COMORBILIDAD: 

Los trastornos más comúnmente asociados son el trastorno de espectro autista y la discapacidad intelectual. Y en menor grado la esquizofrenia y el trastorno-obsesivo-compulsivo.
También puede estar asociado con tricotilomanía y el trastorno por escorización, en estos casos típicamente se ingiere el pelo o la piel. 
También está asociado con el trastorno por evitación/restricción de la ingesta de la comida, especialmente en individuos con un fuerte componente sensorial. 

ETIOLOGÍA (modelos teóricos):


  • Hipótesis biológicas: Fruto de un déficit de vitaminas o minerales que contiene la sustancia ingerida (las mas citadas, deficiencias en hierro o zinc).
  • Hipótesis psicodinámicas: La pica es una respuesta de insatisfacción de las necesidades orales, producto de una derivación maternal o de las defensas orales de la crianza materna frente a la ansiedad. Estas hipótesis se han apoyado en la presencia de altos niveles de estrés dentro de las familias que tienen algún hijo con problemas de pica comparándolo con las familias con niños que no presentaban estos problemas. También se ha apuntado como una defensa frente a pérdidas de objeto.
  • Hipótesis conductuales: Se ha asociado a niños con déficits de estimulación o situaciones de escasa atención, supervisión o de estimulación, tratándose por lo tanto de situaciones de negligencia o de cuidado inadecuado. Tales conductas se adquirirán a través de modelado o en forma de aproximaciones sucesivas, manteniéndose como una forma de autoestimulación, por refuerzo social, o por refuerzo negativo. 

TRATAMIENTO: 

Hay que enseñarle lo que es comestible y lo que no es. Por una parte se dedica un tiempo para instruirle sobre lo que es comestible y por una parte habrá que evitar esta conducta en contextos cotidianos. Interrumpiendo la acción del niño o dirigiéndole la mano hacia una bolsa de "basura" que sirva para tirar las cosas no comestibles que el niño recoja del sueño. Importantísimo es reforzar consistentemente la conducta ADECUADA (ingestión adecuada y el tirar a la basura aquellas sustancias no nutritivas que ingería).


Anaís Martínez Jimeno.
Graduada en psicología por la UNED.


PSICOLOGÍA CLÍNICA INFANTIL. CEDE. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario