lunes, 24 de julio de 2017

Neuroanatomía del Lóbulo occipital, funciones y lesiones:

El lóbulo occipital es el menor de los cuatro lóbulos externos (occipital, parietal, temporal y frontal). Se encarga básicamente del procesamiento de la información visual.

  • El Área 17 se llama corteza estriada. En la cara interna rodea a la cisura (surco) Calcarina. En la cara externa se sitúa en el extremo del polo occipital. Corresponde al Área visual primaria. En los monos se denomina V1.
  • El Área 18 también se llama corteza Paraestriada. Se encarga de la elaboración y síntesis de la información visual. En los monos se denomina V2.
  • El Área 19 se llama Corteza Periestriada. Se encarga de la integración unimodal. Es la sede de la memoria visual, junto con las áreas posteriores del lóbulo temporal. 
Las áreas 18 y 19 en su conjunto a veces se denominan Corteza extraestriada, circunstriada o preextraida. 

¿Qué nos ocurriría si se lesionara este lóbulo?

Las lesiones en los lóbulos occipitales pueden producir los siguientes síndromes o síntomas:
Ejemplo de escotoma en la hemianopsia 
  • Hemianopsia homónima contralateral: Cuando se lesiona la corteza visual primaria de un hemisferio cerebral, o el haz de fibras aferentes a esa región. Si la lesión es focal pueden aparecer manchas o puntos ciegos llamados escotomas.
  • Ceguera cortical: si la disfunción es bilateral, puede ocurrir que el paciente no identifique formas aunque tenga algunas funciones conservadas, debido al procesamiento subcortical en la vía tálamo- colicular ( del núcleo geniculado lateral- colículo superior), como discriminar la luz, y la oscuridad y la localización de la fuente lumínica. A esto se le va a denominar visión ciega. Cuando la ceguera cortical se asocia a anosognosia y confabulación se denomina Síndrome de Antón
  • Alucinaciones e ilusiones visuales: las alucinaciones son más graves si está afectada la zona occipito-temporal.
  • Acromatopsia y Anomia del color: que son trastornos de la percepción y denominación de los colores.
  • Trastornos de Orientación visual y percepción de la distancia.
  • Trastornos del análisis de la forma y alteración de la memoria visual.
  • Agnosia visual: Cuando la lesión está en la corteza visual de asociación. Las agnosias visuales pueden ser para objetos, dibujos, colores, simultagnosia, gestos, caras familiares...
  • Afasia Óptica: lesión en la corteza de asociación occipital u occipitotemporal, si se localiza en el lado izquierdo puede provocar que el enfermo responda con rapidez pero con errores de tipo semántico (agnosia visual asociativa también denominada). Puede ocurrir también que la incapacidad sea para nombrar o describir verbalmente lo que ve (anomia de los colores, dislexia o acalculia).
  • Síndrome de Balint: O parálisis psíquica de la mirada. Se debe a lesiones bilaterales de las regiones temporo-occipitales. Conlleva los siguientes síntomas:
  • Apraxia optica ( de los movimientos de búsqueda ocular): incapacidad para fijar la mirada en un estímulo dentro de su campo visual periférico, pudiendo ver y reconocer el objeto que mira. Los movimientos son los que permiten fijar la mirada en un objeto y ahora ya no pueden producirse.
  • Ataxia óptica (o visuomotora): incapacidad de alcanzar un estímulo guiándose por la vista.
  • Simultagnosia: incapacidad para interpretar el significado de un dibujo u objeto de manera global, estando preservada la capacidad para percibir sus partes de manera aislada. También incapacidad para percibir objetos que se presentan superpuestos. Se debe a un déficit de atención visual ( o desorientación visual) que implica la incapacidad de las estimulaciones periféricas para solicitar la atención visual. Se evalúa con el test de Popplereuter.

Anaís Martínez Jimeno.
Graduada en psicología por la UNED.

PSICOBIOLOGÍA. Neuroanatomía. CEDE 

No hay comentarios:

Publicar un comentario