miércoles, 26 de julio de 2017

Neuroanatomía del lóbulo parietal. Localización, función y lesiones.






Este lóbulo, tiene los siguientes límites externos:


  • Se separa del lóbulo occipital, por la cisura parieto-occipital o perpendicular interna.
  • Se separa del lóbulo frontal, por la cisura de Rolando o central.
  • Se separa del lóbulo temporal, por la cisura de Silvio o lateral.









Comprende las siguientes circunvoluciones:
  • Circunvolución postcentral o posrolándica: que corresponde a las áreas 1,2 y 3 (área somatosensorial primaria). En esta región se sitúa el homúnculo sensorial de Penfield.
  • Circunvolución parietal superior o primera circunvolución parietal. Formada por áreas 5 y 7.
  • Circunvolución parietal inferior o segunda circunvolución parietal. Comprende las áreas 39,40 y 43. Esta separada de la precedente porp el surco interparietal o intraparietal.
  • Circunvolución Supramarginal o circunfleja (40). Rodea la terminación posterior de la cisura de silvio.
  • Circunvolucion Angular (o pliegue curvo) 39. Se localiza en la unión con el lóbulo occipital y el temporal. Es un área de asociación terciaria (como el giro supramarginal).

¿Qué funciones desempeña?


  • Procesamiento somestésico, 
  • sentido del gusto, 
  • control motor (los praxiconos o engramas visocinestésicos se localizan en la corteza parietal posterior izquierda); 
  • localización espacial; 
  • proporciona información sensorial a la corteza frontal;
  •  procesa el esquema corporal, 
  • la memoria sensorial a corto plazo, 
  • la orientación espacial y 
  • el cálculo. 


¿Qué puede ocurrir si se lesiona en lóbulo parietal?


  • Anestesia en la parte contralateral del cuerpo: lesión de la circunvolución poscentral, que recibe los impulsos somatosensitivos y regula la sensación táctil.
  • Agnosias somatosensoriales, que se pueden agrupar en dos grupos:
ASOMATOGNOSIAS: alteraciones agnósicas que implican al esquema corporal: pueden ser:
  • Autotopoagnosia: incapacidad para nombrar y localizar partes del cuerpo. Incluye alteraciones de la orientación personal, el reconomiento de partes del cuerpo y reconocimiento derecha- izquierda.
  • Agnosia digital, que es la incapacidad para reconocer y nombrar los dedos de ambas manos. 
  • Hemiasomatognosia, sentimiento de extrañeza, de no pertenencia del hemicuerpo o parte del hemicuerpo, generalmente izquierdo; en particular de la mano izquierda (mano extraña). Suelen ir acompañados de hemiplejía y anosodiaforia y anosognosia (ahora después defino cada uno) de la zona del cuerpo correspondiente a la hemiplejía. Es uno de los síntomas de la heminegligencia izquierda.
  •  Anosognosia: pérdida de la conciencia o negación de una enfermedad.
  •  Analgognosia o asimbolia al dolor: pérdida del significado del dolor, ausencia de reacción motora al dolor.
  •  Anosodiaforia: indiferencia emocional frente a la enfermedad.

ASTEROGNOSIAS: trastornos de la capacidad de reconocimiento o identificación por el tacto o por la palpación de superficies, formas u objetos en ausencia de un déficit sensoperceptivo básico o motor que pueda justificar dicha incapacidad. Los pacientes pueden reconocer o identificar los estímulos cuando se utiliza otra vía sensorial alternativa, como por ejemplo la visual. 

  • Apraxias constructivas, si se lesiona las zonas derechas e ideomotoras y/o ideatorias, cuando son zonas izquierdas. Ya que este lóbulo proporciona los mapas sensoriales que facilitan la ejecición de los movimientos. 
  • Hemingeligencia izquierda, si ocurre en la zona derecha, ya que en lo que se refiere a la atención espacial, el parietal derecho es el que se encarga de ésto, por lo tanto es el dominante. 
  • Alteraciones de la orientación y memoria topográfica, que explican la apraxia construtiva y acalculia espacial, tambien puede ocasionar una hemiasomatognosia que cursa con hemiplejía y se puede acompañar de anosognosia (síndrome de Antón-Babinski). Si la lesión es derecha.
  • Trastornos de la memoria a corto plazo (sobre todo el material verbal (izquierdo) o no verbal (derecho). 
  • Síndrome de Gerstmann, cuando las lesiones se producen en el área 39 o giro angular del hemisferio izquierdo. Su sintomatología nucleear ingluye: agnosia digital, desorientación izquierda-derecha, acalculia y agrafía.

Anaís Martínez Jimeno
Graduada en psicología por la UNED.

Psicobiología. Neuroanatomía. CEDE

No hay comentarios:

Publicar un comentario