domingo, 2 de julio de 2017

Programas específicos de tratamientos para pacientes con trastorno Histriónico de la personalidad

La historia de la psicoterapia está profundamente ligada con estos pacientes. 
Han sido la fuente de las primeras inspiraciones psicoanalíticas y continúan siendo uno de los centros de atención de la práctica en la actualidad. Junto con muchos de los pacientes del Grupo C, son las personas mas predispuestas a pedir ayuda terapéutica. Esto no quiere decir que los tratamientos de estos pacientes sean fáciles de administrar, ni que puedan esperarse resultados positivos en la mayoría de los casos. Aunque hoy no tiene la vigencia de otras épocas, todavía continúa presente la tendencia a que sean mayoría las mujeres que consultan por problemas relacionados con este trastorno. 
Los motivos de consulta están fuertemente vinculados con experiencias de frustración afectiva ligadas a separaciones, abandonos y rupturas de pareja. Con mucha frecuencia se observa la presencia de alta comorbilidad con los trastornos por dependencia. Suelen presentarse manifestando intensos signos de angustia y depresión que tienden a expresar de manera magnificada.


El inicio del tratamiento suele dirigirse a aliviar esos síntomas, pues de ello depende la posibilidad de que pueda instalarse la terapia.
Suelen ser buenos pacientes para integrarse en grupos terapéuticos donde tienden a favorecer la movilidad grupal y sostener la motivación.
Generalmente están bien predispuestos para realizar ensayos y dramatizaciones que sirven para agilizar la interacción cuando se encuentra trabada. Pero no todo es favorable en ese sentido, especialmente porque su inclinación a seducir los acerca a emprender actuaciones de carácter erótico. En ese sentido, suelen ser promotores de encuentros con otros integrantes fuera de las sesiones.
Beck y Freeman sugieren orientar al paciente a enfocar su atención sobre un solo problema cada vez, lo que puede facilitarse con la ayuda de una agenda. Cuando el paciente divaga, el terapeuta debe preguntarle con prudencia pero de manera insistente qué relación guardan sus comentarios con la meta acordada. Identificar pensamientos y sentimientos es el primer paso hacia el logro de cambios graduales en el estilo dramático que caracteriza a estos pacientes. 
El entrenamiento en observación sirve para ayudarlos a controlar la impulsividad. También es útil la técnica de enumeración de ventajas y desventajas. Además se les puede entrenar en habilidades específicas de resolución de problemas para mejorar la capacidad de enfrentarse a situaciones, como por ejemplo "pensamiento de medios y fines". El entrenamiento en asertividad es de ayuda para comunicar más claramente los deseos y, además, para poder identificarlos y prestarles atención adecuada. Se trabaja también sobre la descatastrofización del rechazo mediante el fantaseo de lo que sucedería si una relación se cortara y el recuerdo de cómo se vivía antes del comienzo de la relación.
Benjamin enfatiza la importancia que debe otorgarse al inicio de la relación para prevenirse de las conductas seductoras que pueden alterar el curso de la consulta. El trabajo transferencial adquiere en este caso particular significado debido a la facilidad con que el paciente tiende a ver en el terapeuta alguien capaz de hacer realidad sus fantasías. Para ello es fundamental recordar al paciente en todo momento los objetivos del tratamiento y el carácter de la relación de ayuda. El terapeuta deberá hacer ver al paciente la potencialidad destructiva de sus actuaciones basadas en deseos y temores subyacentes. 
Para que el paciente pueda cambiar deberá encontrar opciones e incrementar su conciencia sobre los patrones de relación desadaptativos. Es útil la conexión al pasado de un modo experiencial. El aprendizaje de nuevos patrones será posible una vez que se hayan clarificado suficientemente los deseos y temores inconscientes. 

Anaís Martínez Jimeno
Graduada en psicología por la UNED

Trastornos de la personalidad. Amparo Belloch y Héctor Fernández-Álvarez


No hay comentarios:

Publicar un comentario