miércoles, 2 de agosto de 2017

Belonefobia "pánico a las agujas"

La belonefobia (también conocida como tripanofobia) es un tipo de fobia, en particular el miedo a las agujas (llamado en este caso específico aicmofobia o aichmofobia) o cualquier tipo de objeto que pueda causar una herida.

 Se trata de un trastorno bastante común, ya que cerca de un 10% de la población lo padece en algún grado.
Las personas que experimentan esta fobia muestran miedo hacia objetos punzantes o cortantes, tales como las agujas, los cuchillos, las jeringas, las sierras o serruchos, las navajas o cualquier otro elemento que pudiera provocar heridas con sangre. A esta fobia se asocian la hemofobia (miedo a la sangre).
Si bien es normal que una persona experimente temor al verse atacada con un objeto punzante, o incluso al ver una escena de ataque en una película, esto no es más que la reacción del cuerpo ante una situación desagradable, de emergencia o peligro. Pero quienes sufren de belonefobia sufrirán ansiedad incluso en situaciones en que los objetos no representen una amenaza, como al tener que ir a un laboratorio para hacerse un examen de sangre, o bien al ver a alguien en la cocina manipulando un cuchillo.

En casos extremos, las personas evitarán ver esos objetos y se rehusarán a manipularlos.
Las personas con esta fobia tienen grandes dificultades para asistir a las consultas médicas, ya que temen recibir inyecciones, o incluso al dentista ya que temen a que sus instrumentos puedan herir las encías. Las embarazadas con belonefobia también manifiestan muchas dificultades al momento de recibir las anestesias para el parto.

Síntomas  
 En el plano Físico:
Los síntomas varían desde un simple sudor hasta cansancio en los ojos al ver agujas y otros objetos punzantes.
Algunas personas afectadas por la fobia a las agujas sufren reacciones de pánico cuando deben recibir una inyección. Otras sufren desmayos al verla.
La reacción exacta que una persona experimenta al enfrentarse a esta situación varía, y ésta puede no ser capaz de controlar el miedo.
Es muy importante notificar al personal médico en el caso de sufrir una fobia severa a las agujas, de manera que éste pueda tomar medidas preventivas y sea consciente de las reacciones que podría sufrir el paciente.
El desmayo es uno de los problemas más comunes con fobia a las agujas.
Algunas personas que se desmayan al recibir inyecciones no temen la aguja, sino que temen el desmayo en sí. Estas personas temen recibir cualquier tipo de inyección por miedo a desmayarse o a experimentar una reacción al ver la aguja.

 En el plano cognitivo:
Los síntomas cognitivos definen una serie de pensamientos irracionales e incongruentes acerca de la amenaza o la peligrosidad de los objetos temidos.
Genera una serie de cogniciones negativas y angustiosas sobre las agujas y los otros utensilios punzantes, hecho que hace incrementar su estado de alerta.
Los pensamientos ansiosos acerca de los objetos motivan la aparición del temor fóbico hacia ellos y se retroalimentan con las sensaciones físicas para incrementar el estado de ansiedad de la persona.

Causas

Las causas de la belonefobia pueden ser muy variables y en la mayoría de casos resultan difícilmente identificables. No obstante, se han detectado algunos factores como especialmente importantes:

Experiencias traumáticas

Haber padecido heridas o daños importantes con agujas u objetos punzantes puede ser un factor importante en el desarrollo de la belonefobia.

Aprendizaje verbal y vicario

Haber recibido estilos educativos durante la infancia en los que se haga un especial hincapié acerca de la peligrosidad de las agujas o los cuchillos es un elemento que también puede predisponer al desarrollo de belonefobia.

Factores de personalidad

Finalmente, presentar una personalidad marcada por rasgos ansiosos y estilos de pensamiento en los que se presta una especial atención hacia el daño recibido puede condicionar el temor hacia los objetos punzantes.

Tratamiento

Tratar la belonefobia solamente es necesario cuando el miedo impide a la persona afectada buscar atención médica o llevar a cabo una vida normal.

Los tratamientos para esta fobia a las agujas es similar a la mayoría de tratamientos para otras fobias. Las técnicas de relajación pueden ser utilizadas, aunque suelen no ser recomendadas pues en algunos casos los pacientes sufren desmayos durante la terapia.
La mayoría de personal médico puede administrar inyecciones rápidamente, así que si una persona afectada puede tener suficiente autocontrol para sentarse a través del procedimiento, esta experimentará una mejora rápida.

En algunos casos, se utiliza un método alternativo para introducir una sustancia en el cuerpo, el cual evita el uso de agujas pero resulta en un procedimiento bastante más doloroso.
El uso de estos métodos puede estar justificado o no en el caso particular de un individuo, pero si el afectado es consciente de su severa fobia a las agujas, es muy recomendable notificar a los médicos de inmediato para poder tomar las medidas apropiadas.

Mª Carmen Martínez 

Fuentes:

http://guiapsicologia.com/fobias/belonefobia/
https://www.lifeder.com/belonefobia/




No hay comentarios:

Publicar un comentario