domingo, 4 de noviembre de 2018

La terapia primitiva o del grito de JANOV, ¿de qué trata?

El postulado principal de Janov, es que el hombre es un ser con necesidades esenciales que cuando no se satisfacen, se produce el sufrimiento y la necesidad busca su satisfacción de forma simbólica.
La escena primal mayor es la escena del nacimiento que hace caer al niño en la neurosis, en la escisión.
Las escenas primales menores se desarrollarán  a lo largo de la vida, cuando el niño no puede ser a la vez lo que es y ser amado (como acontecimientos que afectan al yo real: críticas y humillaciones).
Si las necesidades de afecto, amor, alimento y aceptación no son satisfechas por el medio, el niño las sustituirá por mecanismos neuróticos. Cada negación de las necesidades básicas determina una acumulación fisiológica y almacenamiento de dolor, que es reprimido y separado de la conciencia, manifestándose en la tensión fisiológica.
El tratamiento consiste en reconectar el cuerpo y el espíritu, lo que permite ligar las necesidades corporales con recuerdos almacenados en el inconsciente. Se trata de desmantelar las defensas a través de la frustración y de la representación de las experiencias de la infancia, regresando, para revivir el dolor primitivo infantil. El grito, permite al sujeto reconectar nuevamente con esas necesidades que han sido negadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario