lunes, 24 de septiembre de 2018

Trastorno de dolor genito-pélvico/penetración

Este trastorno del DSM-5 viene a sustituir, sobre todo, a la dispareunia (femenina) y vaginismo (trastornos que antes eran abordados en el DSM-IV-TR).
Este trastorno se refiere a cuatro síntomas comúmente comórbidos:
1) Dificultad para tener relaciones sexuales
2) Dolor génito-pélvico
3) Miedo o dolor ante la penetración vaginal
4) Tensión de los músculos del suelo pélvico.
Ya que cualquiera de los cuatro síntomas tiene entidad suficiente para producir malestar significativo, se considera que la sola presencia de uno de ellos va a justificar su diagnóstico.

Diagnóstico diferencial:


En cuanto a las afecciones médicas: endometriosis, enfermedad inflamatoria pélvica, atrofia vulvovaginal,etc...
También ha de hacerse el diagnóstico diferencial con trastorno de síntomas somáticos y relacionados, fobia específica e inadecuada estimulación sexual.

Epidemiología, curso y comorbilidad:

La prevalencia del trastorno es desconocida. En todo caso, aproximadamente el 15% de las mujeres de NorteAmérica informan de sufrir dolor durante las relaciones sexuales.

El desarrolllo y curso: 

no buscan tratamiento hasta que experimentan problemas en el funcionamiento sexual. Existen varios picos de quejas: edad adulta temprana y en el periodo peri y posmenopáusico. Aunque también puede haber un incremento de los síntomas relacionados con el dolor génito-pélvico en el período posparto.

Comorbilidad:  


Conflictos en la relación, cistitis intersticial, estreñimiento, infección vaginal, endometriosis o sindrome del intestino irritable.

Factores de riesgo y pronóstico:

Ambientales:

sufrir abuso físico y/o sexual

Genéticos y fisiológicos:

 infecciones vaginales. Dolor al insertar un tampón importante factor de riesgo.


Anaís Mª Martínez Jimeno
Psicología Clínica Vol2. Manual CEDE. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario