miércoles, 10 de octubre de 2018

Trastorno reactivo de vinculación en la infancia

El trastorno reactivo de la vinculación es una enfermedad excepcional, pero grave, en la cual un bebé o niño pequeño no establece vínculos saludables con los padres o personas responsables del cuidado. El trastorno reactivo de la vinculación puede manifestarse si no se cumplen las necesidades básicas del niño en cuanto a comodidad, afecto y nutrición, ni se establecen vínculos estables de cariño y cuidados con los demás.
También se observa ansiedad en determinadas circunstancias, introversión y deseo de soledad. El trastorno reactivo de la vinculación de la infancia o la niñez se enmarca en los trastornos de la infancia, la niñez o la adolescencia, como la ansiedad infantil, el trastorno obsesivo- compulsivo, el trastorno de ansiedad por separación, la depresión infantil o el trastorno bipolar

También se incluyen en esta categoría otros trastornos, como la timidez, la baja autoestima, el mutismo selectivo, las fobias infantiles o las alteraciones del sueño.  
¿Cúales son las causas?

 Este tipo de problema suele tener su origen en una situación traumática vivida durante la infancia del pequeño, durante las primeras etapas de la vida del niño. Se trata de situaciones que implican abandono por parte de los progenitores por diferentes motivos  como puede ser por separación matrimonial, drogadicción.. No obstante, también se han observado casos de niños que sufren este problema sin haber experimentado experiencias traumáticas destacables. 
Cuando se desatienden las necesidades de un pequeño o se satisfacen sin ningún tipo de respuesta emocional por parte de la persona responsable del cuidado, el niño no esperará atención ni comodidad de parte de dicha persona, ni formará un lazo estable con ella.

Los síntomas que se dan son:
  • Aislamiento, miedo, tristeza o irritabilidad sin causa aparente
  • Aspecto triste y desganado
  • No buscar consuelo o no reaccionar cuando se recibe consuelo
  • Incapacidad de sonreír
  • Observar a los demás de cerca, pero no interactuar socialmente
  • Incapacidad de pedir apoyo o ayuda
  • Incapacidad de tender la mano cuando alguien ofrece ayuda
  • Desinterés en jugar a las escondidas u otros juegos interactivos
¿Qué tratamiento es adecuado?

Si se sospecha que un niño puede sufrirlo, lo mejor es acudir a un profesional para que realice el diagnóstico y no sugiera el mejor enfoque terapéutico en cada caso.   

En ocasiones, no se aplica una única terapia, sino una combinación de varias, ya que se suelen diseñar estrategias personalizadas para cada niño. 


Mª Carmen
Directora de Psycospirity

Fuentes:
https://www.gabinetpsicologicmataro.com/es/1628391/tratamientos/psicologia-infantil-juvenil/trastorno-reactivo-vinculacion-infancia-ninez.htm
https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/reactive-attachment-disorder/symptoms-causes/syc-20352939



No hay comentarios:

Publicar un comentario