lunes, 27 de mayo de 2019

El síndrome de Madame Bovary

Introducción

Siglos atrás esta patología era atribuida mayoritariamente a las mujeres, la gran
mayoría, esclavas a sus tareas del hogar quedaban olvidadas del afecto de sus
cónyuges dando lugar a fantasear sobre lo que para ellas sería una vida perfecta.
Fundamentadas en novelas románticas que leían habitualmente en la soledad de
sus días, quedando así, enfermizas y obsesionadas por la melancolía que este
anhelo envilecido crecía sin moderación.
En nuestros días el ” bovarismo” o "síndrome de Madame Bovary", también atribuido
a hombres, se utiliza en terminos psicologicos para hacer referencia a las personas
que viven en un estado de insatisfacción emocional crónica. Este resentimiento es
creado por la búsqueda enfermiza de la perfección en las relaciones amorosas o
sociales anulando la capacidad de diferenciar entre la realidad o la fantasía.



Origen del término


El filósofo Jules de Gaultier fue creador e inspirador en 1892 del término ”síndrome
de madame Bovary”. En su estudio “Le Bovarysme, la psychologie dans l'oeuvre de
Flaubert” Jules Gaultier analiza la novela de "Madame Bovary" novela escrita por
Gustave Flaubert en 1856.
Esta obra literaria relata la historia de Emma Bovary una mujer de la burguesía
francesa atrapada en un matrimonio de conveniencia, infeliz, decide buscar
aventuras amorosas obstinada en la búsqueda hacia el amor idealizado gracias a su
adicción a la lectura de novelas románticas. Todos sus intentos fallidos acaban
llevándola al naufragio emocional hasta acabar con su vida mediante el suicidio.


Síntomas

El estado crónico de esta patopsicología es la insatisfacción.También se caracteriza
por existir en los que la padecen una clara alteración del sentido de la realidad. Las
personas que padecen el síndrome "Bovarismo" viven centrando su vida en
encontrar la perfección hacia las relaciones de pareja y el estatus social.
Los síntomas más comunes del "Bovarismo" son:

● Expectativas irreales. Establecen objetivos poco realistas con
hipótesis fantasiosas de cómo debe ser su vida creando una perspectiva
errónea de la realidad y llegando a la frustración una vez que no logran
los propósitos establecidos.
● Metas imposibles. Su insuficiencia para sobrevivir a la realidad,
asfixiante y angustiosa para el enfermo, les conduce a anhelar cosas que
no están a su alcance. Idealizan logros o metas inalcanzables alejadas
de sus posibilidades reales normalmente relacionadas con su estatus
social o con una relación amorosa.
● Sesgo de confirmación. Aceptan información de manera selectiva
prestando atención solamente a aquello que es fiel a sus ideas e
ignorando, con igual énfasis, lo que no coincide con su visión del
mundo. Esta selección conduce a la pérdida de objetividad y la nulidad
del pensamiento crítico.
● Negación de la realidad. Son personas altamente dependientes
sobretodo a las relaciones amorosas, suelen alimentar el miedo al
abandono con la refutación a la realidad. Capaces incluso de idealizar
los comportamientos hirientes, percibidos por sus parejas
sentimentales, como sacrificios necesarios para dar sustento al amor.
● Falta de autoconocimiento. Su incapacidad para conocer sus
necesidades, limitaciones, temores o alegrías, les induce a vivir
experiencias frustrantes dado su apocado nivel de autoestima.
Vulnerables, analfabetos emocionales y fanáticos del
drama.


Causas

Las causas más comunes según los estudios psicológicos que se han
realizado hasta el dia de hoy indican que podrían estar relacionadas con el
abandono y las carencias o privacidades afectivas durante la infancia. Estos
sucesos quedarán arraigados, de algún modo, en la mente del ser humano
dando lugar a vacíos emocionales que irán evolucionando hasta llegar a la
depresión o la ansiedad.


Tratamiento

Las personas afectadas por este trastorno pueden recibir tratamiento
psicológico mediante terapia. Dependiendo de la evaluación de cada caso se
determinará la duración del tratamiento debido a la complejidad de la
enfermedad y solamente la disposición de la persona afectada facilitará la
rapidez de la recuperación.
Admitir que existe este problema en nosotros y buscar ayuda es el primer
paso para tratar de reconducir esta conducta errónea.


Autora: Virginia Moreno, estudiante.
Institut Obert de Catalunya
@littlemore_vmr

No hay comentarios:

Publicar un comentario