martes, 31 de agosto de 2021

¿Cómo es la depresión infantil? Síntomas de alerta, causas y tratamiento


La depresión ha dejado de ser cosa de adultos y cada vez hay más niños diagnosticados.

La depresión infantil es un trastorno poco frecuente. Sin embargo, se estima que un 2-5% de los niños y un 8% de los adolescentes sufren depresión.

Hasta los 12 años afecta por igual a niños y a niñas. Después curiosamente, es mas frecuente en niñas, siendo el doble en mujeres.


¿Cuáles son los síntomas que deben alertarnos?

Los niñxs pueden comunicar o mostrar sentimientos de infelicidad, tristeza, desaliento, irritabilidad, etc... pero la mayoría de ellos se recuperará rápidamente de estos estados de ánimo. Sin embargo, un pequeño porcentaje de ellos cursará con síntomas depresivos durante su infancia y/o adolescencia. 

La depresión es una grave alteración del estado de ánimo, cualitativamente distinta a la tristeza y que requiere de un tratamiento específico. Por lo tanto hay que estar alertas.

Algunas de las señales que nos alertan ante una depresión infantil son:


  • ⇨ Los niñxs con depresión presentan generalmente muy baja autoestima. Se sienten torpes, que todo les sale mal, que no son capaces de conseguir nada, que estorban,etc...
  • ⇨ Muestran una baja tolerancia a la frustración, es decir, se desesperan ante cualquier contratiempo, sin mostrar estrategias o recursos para afrontarlo.
  • ⇨ Tienen una visión negativa o pesimista la vida. Tienden a colocar el foco de su atención en los aspectos negativos o los contras de las situaciones infravalorando las ventajas.
  • ⇨ Pueden tener desajustes en la alimentación y el sueño: pueden pasar por momentos de. falta de apetitos todo lo contrario, encuentran en la comida una manera de calamar la ansiedad. Con el sueño sucede algo parecido, o presentan insomnio o somnolencia excesiva. 
  • ⇨ A nivel energético, también es frecuente que aparezcan pocas ganas de moverse o de hacer cosas, lentitud o cansancio constante. 
  •  No disfrutan: no les apetece jugar, salir al parque, relacionarse con sus amigos, compañeros o familiares...
  • ⇨ En ocasiones, pueden aparecer ideas sobre la muerte. Hay que estar atentos a este tipo de cosas. 

Si nos encontramos ante un caso de depresión infantil, es importante acudir a un especialista. Sobre todo en los casos en que aparezcan idas sobre la muerte.


CAUSAS DE LA DEPRESIÓN INFANTIL:

Se han sugerido varias causas para la depresión infantil:

⇨ Biológicas: factores hereditarios, bioquímicos, hormonales y neuronales.

⇨ Estacionales: se piensa que la cantidad de luz asociada con los cambios de las estaciones afecta al estado de ánimo de algunos niños, lo que se conoce como trastorno afectivo estacional.

⇨ Psicológicas: pérdida de seres queridos, malas relaciones entre padres e hijos, problemas de autoestima, falta de habilidades sociales, etc...

⇨ Sociales: la presión a la que los niños están sometidos, el estrés. la tensión, etc...


TRATAMIENTO DE LA DEPRESIÓN EN NIÑOS:

Dada la existencia de distintos tipos y causas de depresión, se pueden necesitar distintos tratamientos. 

Por un lado, los sentimientos de fracaso e irritabilidad causados por obtener una mala nota en la escuela, por ejemplo, pueden ser una simple señal de la necesidad de mejorar los hábitos de estudio y de prestar más atención en la escuela. 

Por otro lado, cuando las señales y los síntomas de depresión son persistentes y mas severos, se debe buscar la ayuda de un profesional (generalmente un psicólogo o psiquiatra)

Los menores de edad que presenten signos y síntomas compatibles con un diagnóstico de trastorno depresivo entre moderado y grave se recomienda que sean evaluados por una Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil multidisciplinar.

Una vez establecido e informado el diagnóstico al menor y sus familiares o cuidadores (según corresponda), es necesario discutir la elección del tratamiento con ellos. Esto supone explicar:

  • Lo que implica cada opción psicoterapéutica.
  • Los datos empíricos disponibles para cada grupo de edad, incluyendo la evidencia limitada entre los 5-11 años.
  • Cómo los tratamientos psicológicos pueden satisfacer las necesidades, preferencias y valores individuales.

La elección del tratamiento se recomienda que se lleve a cabo a través de:

  • Una evaluación completa de las necesidades de cada caso, incluyendo las circunstancias del menor y de sus familiares o cuidadores.
  • La historia clínica, personal y social del menor y su entorno, así como la presencia específica del trastorno.
  • La madurez y nivel de desarrollo del menor.
  • El contexto en el que debe proporcionarse el tratamiento.
  • El patrón de posibles comorbilidades, trastornos del neurodesarrollo, necesidades de comunicación (idioma, discapacidad sensorial) y trastornos del aprendizaje. 
  • Las preferencias y valores del menor y de sus cuidadores, según corresponda.

En los casos de menores de 5- 11 años con un trastorno depresivo moderado-grave, se recomienda considerar las siguientes opciones psicoterapéuticas adaptadas al nivel de desarrollo del menor: 

  • IPT familiar, Terapia Familiar (tratamiento centrado en la familia y sistemas de terapia familiar integrativa), Psicoterapia de orientación psicodinámica o TCC individual.

En los casos de menores de 12-18 años con un trastorno depresivo moderado-grave, se recomienda ofrecer TCC individual durante al menos 3 meses.

Si la TCC individual no fuera suficiente para satisfacer las necesidades clínicas de un menor de entre 12-18 años con un trastorno depresivo moderado-grave o esta opción de tratamiento no se valorase adecuada. se recomienda considerar las siguientes alternativas:

  • IPT-A, Terapia Familiar (focalizada en el apego o de orientación sistémica), Intervención psicosocial breve o Psicoterapia de orientación psicodinámica.

Podemos concluir que la Terapia Cognitiva Conductual (TCC) continúa siendo el modelo de tratamiento con mayor apoyo empírico para la depresión infanto-juvenil.

En el ámbito de la prevención de la depresión durante la infancia y la adolescencia, la literatura apunta al papel prioritario de los padres y la escuela para un abordaje efectivo. 

En el contexto escolar, aunque se puede prevenir mediante programas educativos con apoyo empírico, la familia va a ser determinante para el desarrollo, prevención y tratamiento de la depresión infantil. Por ello, es muy necesario el trabajo con los papás, orientándoles tanto sobre pautas de crianza parental que favorezcan un desarrollo adecuado como sobre pautas de afrontamiento cuando la depresión ya está instaurada en el/la niñx.


Mª Carmen Martínez
Anaís Mª Martínez
Psicólogas de @PsycoSpirity


Recomendaciones NICE (2019) para el abordaje de la depresión moderada-grave en niños
y jóvenes entre 5-18 años

Anexo Tratamientos Infantil. APIR


No hay comentarios:

Publicar un comentario